Iglesia en Skałka

ul. Skałeczna 15

Hoy:

no hay información disponible

Skałka, al igual que la colina Wawel, es un lugar de larga y rica historia que se remonta a la Edad de Piedra. Su historia moderna está estrechamente relacionada con la de la nación polaca y es también objeto de numerosas leyendas.

La iglesia en Skałka (en la Roca)se asocia sobre todo con el martirio del obispo cracoviano Estanislao de Szczepanow, patrón de Polonia, y con los paulinos, traídos aquí por Jan Długosz.

Esta blanca iglesia, situada en una suave colina, parcialmente rodeada por un muro de piedra de cinco metros, esconde muchos secretos. El más misterioso (e interesante, sobre todo para los historiadores) es la mencionada muerte del obispo Estanislao en 1079. Como resultado de un conflicto con el rey Boleslao II el Temerario, el obispo fue condenado a muerte por amputación de las extremidades del cuerpo. Según algunas fuentes, fue el propio rey quien lo asesinó con su espada. El brutal asesinato tendría lugar durante una misa dirigida por el obispo en la iglesia en Skałka. Wincenty Kadłubek en su Crónica polaca, en la que, junto a los hechos, tradiciones y mitos, hay también mucha fantasía poética, relató que las sangrientas partes del cuerpo del obispo Estanislao fueron esparcidas delante de la iglesia y que las cuidaban grandes águilas. Las primeras personas que llegaron allí, atraídas por una luz y claridad extraordinarias, encontraron el cuerpo del obispo, soldado y sin cicatrices. Inicialmente, el obispo fue enterrado en Skałka, pero al cabo de 10 años el ataúd fue trasladado a la catedral de Wawel y acudieron a verlo miles de peregrinos.

La iglesia actual en Skałka es probablemente ya la tercera que se erigió en este lugar. La rotonda románica de San Miguel Arcángel, donde probablemente falleció el obispo Estanislao, fue reconstruida en estilo gótico por orden del rey Casimiro III el Grande en el siglo XIV. Como resultado de la invasión sueca, en la segunda mitad XVII, la iglesia quedó destruida y se decidió desmantelarla. El aspecto barroco actual del templo, así como la escalera doble que conduce al interior, son obras del arquitecto varsoviano Antonio Solari. La nueva iglesia recibió dos advocaciones: de los Santos Miguel Arcángel y Estanislao, Obispo y Mártir. En el mismo período, el convento de los paulinos, colindante al templo, ganó el aspecto de un castillo renacentista en estilo italiano.

Actualmente, en el interior de la iglesia, en el retablo de la capilla de San Estanislao, podemos ver el tronco sobre el que cayeron unas gotas de sangre en el momento de la muerte del obispo. En la pared de la iglesia, detrás de un óculo de vidrio, se han conservado los restos de los escalones del altar en el que el furioso rey asesinó al mártir.
El estanque adyacente a la iglesia se convirtió en un elemento importante del culto del santo. Según una de las leyendas fue aquí donde las águilas trajeron los miembros del cadáver del obispo y donde estos milagrosamente se soldaron. A finales del siglo XVII, el estanque fue reconstruido y vallado, y en su centro se colocó una estatua barroca del santo. Según se creía, el agua del estanque tenía propiedades curativas, sobre todo en caso de enfermedades de los ojos y de la piel.

Cada año, el primer domingo después del 8 de mayo (es decir, después de la Fiesta de San Estanislao) los creyentes participan en una procesión y, llevando reliquias del santo, se dirigen desde Wawel hasta Skałka. Esta tradición se remonta al año de la canonización del obispo (1253). También los reyes polacos solían peregrinar a Skałka el día anterior a su coronación. Era una forma de penitencia por el pecado del rey Boleslao II el Temerario.

Debajo de la basílica se encuentra la Cripta de los Beneméritos.

Véanse también:

  • los órganos del siglo XVIII, obra de Józef Weissmann, tienen una fachada muy bonita, ricamente decorada
  • en el altar mayor se encuentra la pintura de Tadeusz Kuntz (del siglo XVIII) que representa al patrón del templo, San Miguel Arcángel, venciendo a Lucifer
  • el altar lateral dedicado a la Virgen de Częstochowa con la pintura de Jan Nepomucen Grott, ricas ofrendas votivas y adornos
  • las sillerías del coro neobarrocas, decoradas con bajorrelieves que representan escenas de la defensa de Jasna Góra (Monte Claro) contra los suecos
ul. Skałeczna 15
12 61 90 900
Acerca de: entrada libre
OK We use cookies to facilitate the use of our services. If you do not want cookies to be saved on your hard drive, change the settings of your browser.