Leyenda sobre el toque de trompeta

3 julio 2016

La melodía del toque de trompeta tocada desde la torre más alta de la iglesia de Santa María, llamada en polaco "hejnał", se convirtió en un símbolo musical de Cracovia. Es tocada a los cuatro vientos, cada hora en punto. Pero, ¿por qué la melodía se corta tan bruscamente?

Desde la Edad Media el día entero, fuera de noche o de día, había en la torre más alta de la iglesia de Santa María un vigilante que advertía de incendios, de enemigos que se acercaban a la ciudad y de otros peligros. Una de las responsabilidades del vigilante era hacer sonar el toque de trompeta: inicialmente, solo al amanecer y al atardecer, para avisar sobre la hora de la apertura o cierre de las puertas de la ciudad y más tarde, desde el siglo XVI —cada hora—. La melodía del toque de trompeta, llamada en polaco "hejnał", se convirtió en un símbolo musical de Cracovia. Se toca a los cuatro vientos, cada hora en punto. Pero… ¿por qué la melodía se corta tan bruscamente? En el año 1241 llegaron a las puertas de Cracovia los tártaros. Según cuenta la leyenda, al ver a los invasores, el vigía de la iglesia de Santa María empezó con el toque de trompeta. De este modo, consiguió avisar a sus ciudadanos del peligro, pero en mitad de una nota una flecha tártara atravesó su garganta y el trompetista murió. Por esta razón, el "hejnał" se corta de forma tan repentina: en el mismo momento en el que dejó de tocarlo el valiente trompetista.

OK We use cookies to facilitate the use of our services. If you do not want cookies to be saved on your hard drive, change the settings of your browser.