De paseo por Nowa Huta

Medio de transporte

Se acabaron el aburrimiento y la archiconocida Plaza Mayor cracoviana: pongámonos en marcha con energía para conocer Nowa Huta, denominada en ocasiones el barrio más jóven de Cracovia. Sin embargo, no es cierto. La gente vive ahí desde la época prehistórica. Los monumentos más antiguos, excavados por arqueólogos, datan de hace 25.000 años, mientras que la tumba de la habitante más antigua de Nowa Huta tiene ¡cerca de cinco mil años! En dicho lugar vivieron tanto celtas como cazadores de mamuts. Terminada la segunda guerra mundial, en los años llenos de esperanza en los que Polonia se recuperaba de los daños de guerra, las autoridades de aquel entonces decidieron construir en dicha zona un gran complejo industrial: la planta metalúrgica Vladimir Lenin. A escasa distancia de la misma, se comenzó a levantar una ciudad destinada a sus trabajadores; de ahí el nombre de Nowa Huta (esp. Nueva Planta Siderúrgica), localidad calificada también de "ciudad obrera". ¿Sabíais que contemplada a vista de pájaro recuerda a un abanico?

Hoy día, Nowa Huta forma parte de la ciudad de Cracovia, no obstante, debido a su pasado, difiere significamente de sus demás barrios. Para entenderlo mejor, empezaremos nuestra excursión en el Centro Administrativo, que constituye la "puerta" de entrada a dicho complejo industrial. Detrás de los edificios administrativos se extiende la mayor planta industrial de Polonia, con una superficie de casi 10 kilómetros cuadrados.

Para continuar nuestro viaje por Nowa Huta, subimos ahora a un tranvía, en la parada Kombinat (esp. Complejo Industrial), desde el que podremos apreciar lo extenso que es dicho barrio. A una parada de distancia se encuentra el Lago artificial de Nowa Huta (pl. Zalew Nowohucki), lugar de descanso preferido de los vecinos. En medio de dicho pantano se halla un islote, llamado el Bosque de los Monos, donde habitan plantas y animales en peligro de extinción. A escasa distancia del lago, se halla un parque infantil y la primera torre de graduación de Cracovia, toda una atracción.

Tras descansar a orillas del Lago Artificial de Nowa Huta, emprenderemos el camino, andando o en tranvía, por la avenida de la Solidaridad (pl. Aleja Solidarności) hacia la plaza Central, corazón de Nowa Huta. La plaza está rodeada por las urbanizaciones llamadas Centro A, B, C, D y E; en su parte central estaba previsto erigir un monumental ayuntamiento, que, sin embargo, nunca llegó a construirse. Desde la plaza Central, en dirección norte, parte la avenida de las Rosas (pl. aleja Róż), antaño famosa por sus rosales floridos.  

Seguimos a lo largo de la avenida de las Rosas, y, por el camino, pasamos al lado del parque del Ayuntamiento (pl. park Ratuszowy) y varias urbanizaciones de Nowa Huta: Zgody, Słoneczne, Urocze, Zielone y Górali. Fíjense que cuanto más lejos estamos de la plaza Central, más bajos son los edificios. Precisamente esa finalidad perseguían los constructores de Nowa Huta. Desde un punto de vista arquitectónico, la armonía y coherencia del barrio resultan fascinantes. Cada urbanización se proyectó como una manzana aparte, con sus edificios residenciales, su colegio, su parvulario, su parque infantil y sus zonas verdes, cuyo número es la razón por la que, en ocasiones, también se llama  a Nowa Huta la "ciudad-jardín". Otro dato curioso son sus puertas de entrada (hacen pensar en los arcos de triunfo de la época antigua), que llevan al interior de las urbanizaciones. Presten atención a lo estrechas que son; aparentemente se trataba de impedir ¡la entrada de tanques por las mismas! Si fuerzan la vista, en algunos de los edificios percibirán torrecillas: puestos de tiro para francotiradores...

Si las piernecitas infantiles lo aguantan, seguiremos con nuestro paseo hacia el Teatro Popular (pl. Teatr Ludowy). En temporada, veremos en su escenario no solo espectáculos para adultos, sino también funciones para niños, que gozan de gran popularidad. Al término de esta larga y agotadora excursión por Nueva Huta, merece la pena descansar en los interiores o en la terreza del mítico bar-café Klubokawiarnia Ludowa, en el que se sirven bebidas y dulces para pequeños trotamundos cansados.

Terminaremos nuestra excursión en el Parque del Jardín de los Cerezos (pl. Park Wiśniowy Sad), en el que se halla un extenso parque infantil y un gimnasio. Asimismo, adornan el parque dos esculturas abstractas, que datan de los años 60. del s. XX.

OK We use cookies to facilitate the use of our services. If you do not want cookies to be saved on your hard drive, change the settings of your browser.